Inteligencia Artificial, Data Science y el nuevo Coronavirus

17 marzo
Inteligencia Artificial, Data Science y el nuevo Coronavirus
La tecnología está desempeñando un papel fundamental en la lucha contra el brote de COVID-19. Si bien no lo hacen de manera "dominante", los investigadores, trabajadores de la salud pública y socorristas alrededor de todo el mundo están empleando inteligencia artificial y ciencia de datos para tratar o detener el avance del virus. 

Exploremos el impacto de la tecnología implementada hasta el momento:

Identificación de puntos críticos de potenciales brotes

La inteligencia artificial (IA), el machine learning (ML), los sistemas de información geográfica y la minería de datos se han utilizado desde el inicio del brote para ayudar a las autoridades sanitarias a evaluar los movimientos de las personas desde la "zona cero" en la provincia de Hubei. Empresas como BlueDot, por ejemplo, han aplicado IA para rastrear y anticipar dónde el COVID-19 tiene una mayor probabilidad de ocurrir en el futuro en función de una variedad de fuentes. Esta información se ha utilizado luego para asesorar a los funcionarios de salud pública, ayudar a que tomen las medidas preventivas más adecuadas y se prepararen para concentrar los recursos donde más se necesiten.

Investigación para tratar y prevenir al COVID-19

Si bien aún no existe un medicamento específico para tratar el coronavirus, varios antivirales utilizados ante el ébola y el VIH han demostrado ser prometedores. En este punto, cobran una gran relevancia aquellas compañías que utilizan IA para el descubrimiento de fármacos y el desarrollo de biomarcadores. Actualmente, la tecnología basada en IA de Insilico Medicine está analizando el COVID-19 a nivel molecular y ha estado proporcionando una retroalimentación a los investigadores sobre las moléculas que pueden tener la capacidad de contrarrestar el virus. 

Este tipo de tecnologías ofrecen hoy las mejores esperanzas para identificar tratamientos efectivos y desarrollar vacunas.

Evaluación del riesgo individual de exposición al virus

Los chatbots "verificadores de síntomas" que utilizan ML para adaptarse según los datos que reciben, se han vuelto cada vez más comunes en los últimos años. El desafío es que, ante el surgimiento de nuevos virus, deben ser entrenados utilizando los nuevos datos que van recibiendo. En ausencia de una vasta información sobre el COVID-19, las aplicaciones de verificación de síntomas como Your.MD han recurrido a árboles de decisión para ayudar al público en general a evaluar su riesgo. A medida que se publique más literatura científica sobre el coronavirus, los árboles de decisión probablemente cederán al enfoque más sofisticado del algoritmo de aprendizaje automático.

Rastreo de movimientos en áreas de alto riesgo

En China se vigila todo (y a todos): las publicaciones en redes sociales, el reconocimiento facial en espacios públicos, las compras en línea, los registros de llamadas telefónicas, los datos de ubicación y más, son recopilados centralmente por el estado chino. Si bien esta sociedad de vigilancia distópica es cuestionable, la ventaja durante el brote del COVID-19 es que han podido poner en funcionamiento estos datos. A través de la creación de una aplicación, las personas pueden consultar si han estado en contacto cercano con alguien infectado con el virus y saber si están en riesgo. China ha extendido el acceso a esta aplicación al incluirla en aplicaciones populares como Alipay, WeChat y QQ (un servicio de chat con sede en China).