La cultura corporativa de DataArt: una entrevista con Alexei Miller

16 agosto
La cultura corporativa de DataArt: una entrevista con Alexei Miller
Hace tan solo unas semanas DataArt celebró su 24º aniversario. En este contexto, uno de los más altos directivos de la empresa a nivel global habló sobre nuestra cultura corporativa, los factores que contribuyeron a su éxito a lo largo de los años y el camino recorrido hasta ahora.

millerAlexei Miller es parte de DataArt desde que se fundó la empresa en 1997 y fue elegido miembro de la junta directiva en 2002. Durante las últimas dos décadas, ha liderado el desarrollo de productos y servicios, el delivery, las ventas y la gestión de cuentas clave; además, fue el creador de la práctica financiera dentro de la compañía. Alexei hizo una contribución significativa para establecer a DataArt como líder mundial en tecnología, así como para expandir su negocio a nivel mundial.

- DataArt funciona de una manera inusual y la empresa carece de una jerarquía rígida. Esto significa en parte que cualquier persona puede desafiar cualquier cosa establecida y en cualquier momento. ¿Se pensó en esta política desde un principio o se hizo necesario implementarla con el tiempo?

- No hubo un plan, eso es seguro… nunca dijimos “esta es la forma en la que nuestra empresa debería funcionar”. Creo que una de las razones es que, históricamente, en DataArt no fuimos tan buenos definiendo qué hacer, pero sí sabíamos lo qué NO queríamos hacer. Puedo pensar en decenas de casos en los que nos reunimos y discutimos cómo las cosas no deberían funcionar, descartando todas las ideas que eran destructivas en lugar de proponer una forma nueva de organizar algo. Elegimos deshacernos de las malas prácticas y dejar crecer el resto, en lugar de crear un patrón estricto a seguir.

- Entonces DataArt fue fundado por un grupo de personas con opiniones fuertes y distintas. ¿Cómo lograron llegar a un consenso sobre el desarrollo de la empresa?

- Existe un mito estándar para toda la comunidad empresarial: un fundador visionario, que siempre sabe lo que es correcto y siempre gana. Quizás realmente existan líderes de este tipo, pero ese definitivamente no fue el caso de DataArt. No hubo un solo fundador visionario. Hubo fundadores, sí, pero no creo que ninguno de ellos se llame a sí mismo visionario. Desde afuera puede parecer que hubo un choque de opiniones fuertes. Sin embargo, nunca existió tal enfrentamiento.

Existieron opiniones diferentes y desacuerdos -siempre tácticos, no estratégicos- pero nunca hubo ego en el proceso.

- ¿Podrías contar brevemente los principios básicos sobre los que se construyó DataArt?

- Para nosotros, es clave tener una tolerancia extrema a los errores, así como también a la incertidumbre. A menudo se habla sobre las fallas que pueden cometer las personas, pero poco se dice de la tolerancia a la ambigüedad, que es un problema de gestión. Muchas empresas intentan lidiar con esta incertidumbre armando planes detallados, discursos audaces para el futuro, etc. Pero creo que todo eso no son más que herramientas psicológicas para lidiar con el hecho de que realmente no sabemos qué pasará mañana.

De alguna manera, nuestro equipo siempre ha sido consciente del simple hecho de que no sabemos lo que va a venir. Muchos de nosotros llegamos a la mayoría de edad en el mismo momento en que la Unión Soviética se estaba desmoronando; el mundo cambiaba 180 grados cada dos semanas y planificar no tenía ningún sentido. Tal vez, nuestro entorno nos ha convertido en lo que somos. 

Creo que esta tolerancia a la incertidumbre nos ha ayudado de muchas formas. En DataArt perdemos menos tiempo planificando el futuro, y focalizamos más nuestra energía en concentrarnos en el presente.

DA Culture

- En DataArt se resalta mucho la importancia de la confianza. ¿Podrías contarnos más sobre esto?

- Diría que, cuando las personas se incorporan a nuestra empresa, a menudo les resulta difícil entender que no se deben ganar la confianza de nadie, ya que les damos crédito desde el primer día. Aunque parezca mentira, esto es lo contrario a lo que sucede en muchas otras compañías. Desde el primer día en DataArt asumimos que sabés lo que estás haciendo y que lo hacés bien. Asumimos que vas a trabajar por los intereses de la empresa y no por intereses políticos o personales, por lo que todos tienen acceso a información confidencial y la oportunidad de tomar decisiones independientes. Esto no es algo que se deba ganar; sucede desde el principio. 

- Es un enfoque realmente interesante. ¿Por qué crees que en DataArt las cosas funcionan de esta manera?

- Es más perjudicial no confiar. Lleva mucho tiempo y esfuerzo trabajar en un entorno de desconfianza, se desperdician recursos y se sienten nervios innecesarios. Entonces, simplemente es más fácil para nosotros confiar en nuestra gente. Incluso cuando cometen errores -y esto es algo que inevitablemente sucede en algún momento, porque todos somos seres humanos- confiamos en que ellos mismos pueden corregirlos. Por tanto, el consumo total de energía es menor. No puedo decir que funcione para todas las empresas, pero definitivamente funciona para nosotros.

Otro de los motivos es que comenzamos la empresa cuando éramos relativamente jóvenes, a los 20 años aproximadamente, por lo que no había una ‘voz de la experiencia’ a quien recurrir. Si tuviéramos que poner en marcha a DataArt hoy, que tenemos más de 40 años, posiblemente sería otra empresa porque la vida nos ha dejado bastantes cicatrices y haríamos muchas cosas diferentes.

Nuestra política de contratación también ha sido siempre distinta. Preferimos contratar a las personas en base a su conocimiento y habilidades, y no por lo que está escrito en su currículum.

- Hace algún tiempo, algunos consultores externos dijeron que el modelo de negocio de DataArt estaba equivocado. ¿Eso te afectó de alguna manera?

- Antes de alcanzar los USD 100M en ingresos, esas opiniones me preocuparon un poco. No puedo hablar en nombre de los demás, pero a mí personalmente me suscitaron dudas. A menudo nos reuníamos y discutíamos nuestro modelo, considerando alternativas. "Está bien, digamos que no estamos haciendo las cosas bien. Imaginemos cómo funcionaría una alternativa aquí". Pero sin importar cuán “malos” fuéramos, las alternativas siempre parecían peores. Con el tiempo, nos dimos cuenta de que nuestro modelo de negocio era completamente razonable. Simplemente somos diferentes. Los debates y la toma de decisiones colectivas realmente ayudaron.

DA Staff

- ¿Crees que la cultura corporativa de DataArt ayuda a los clientes y al negocio?

- Atendemos a una amplia gama de clientes y algunos de ellos realmente aprecian nuestro enfoque. Nuestra cultura empresarial influye en la forma en que nos comunicamos con todos nuestros públicos: presentamos los hechos abiertamente, somos transparentes y trabajamos sobre el principio "lo que ves es lo que recibes".

No estoy seguro de si nuestra cultura nos ayuda a atraer nuevos clientes, pero definitivamente nos ayuda a mantenerlos. EN otras palabras, nos ayuda a generar vínculos a largo plazo.

- ¿Hay algo que podría hacer que DataArt cambie sus valores?  

- Es ingenuo pensar que DataArt siempre será igual. La compañía debe cambiar; el cambio es saludable. Pero esta esta transformación no debería afectar tanto a nuestros valores, sino a cómo estos valores se convierten en una realidad diaria.

El mundo entero está cambiando continuamente, por lo que creo que la pregunta más adecuada sería si puedo imaginar un escenario en el que las cosas no se modifiquen. Entonces, no se trata del cambio en sí, se trata del ritmo al que sucederá.