Todo lo que tenés que saber sobre SQA

20 noviembre
Por Max Rojas, QA Engineer en DataArt
Todo lo que tenés que saber sobre SQA
En un contexto cada vez más globalizado, las organizaciones se encuentran con un nuevo escenario de negocios en el que sus competidores más directos pueden ser empresas ubicadas en cualquier otra parte del mundo, así como también sus clientes y proveedores. Eso, sumado a un bombardeo contaste de anuncios y comunicaciones dirigidas a los consumidores, hace que la calidad de los productos y servicios que se ofrecen sea cada vez más importante, ya que se transforma en uno de los (muy) pocos diferenciales que pueden tener.

La industria del software, por supuesto, no es la excepción. Una demanda cada vez más alta y el constante desarrollo tecnológico la obligan a transformarse continuamente, haciendo que la calidad sea la clave a la hora de mantener la competitividad.

Allí es donde entra en juego el SQA (Software Quality Assurance o Aseguramiento de Calidad del Software), que es el conjunto de actividades planificadas y sistemáticas que se necesitan para proveer la confianza adecuada sobre la calidad de los productos y servicios que se desarrollan en esta industria, así como su adherencia a los estándares, procesos y procedimientos.

Claro que, cuando hablamos de calidad, existen diferentes puntos de vista: para un productor, por ejemplo, sería hacer su trabajo con la menor cantidad de recursos y en el menor tiempo; para un consumidor, en cambio, sería recibir un producto que satisfaga sus necesidades y cumpla sus expectativas, al tiempo que recibe un trato íntegro y cortés. El desarrollo de un plan de SQA sirve para unir ambas perspectivas y asegurar que un producto de software cumpla con los requerimientos y necesidades que tiene el cliente, haciendo a su vez que el proceso de producción sea eficiente.

De esta forma, el Aseguramiento de Calidad de Software evita que una empresa se exponga a situaciones que podrían impactar negativamente en su imagen, evitando ciertas fallas y errores que podrían provocar una mala experiencia e incluso el fracaso del producto o servicio que se ofrece.

Para ello, el ingeniero de SQA realizará actividades tales como:

  • Definir procedimientos, estándares y métricas;
  • Mejorar metodologías y herramientas de análisis, diseño, programación y prueba;
  • Auditar procesos y llevar adelante revisiones e inspecciones;
  • Definir estrategias de prueba;
  • Controlar documentación, cambios, administración de la configuración;
  • Validar y verificar permanentemente.

Mientras que el SQA se encarga de todo el proceso de desarrollo de software completo, existen dos conceptos complementarios a los que podemos hacer referencia: el Control de Calidad de Software (SQC), que son los procesos y métodos que se utilizan para comparar la calidad de un producto con los requerimientos y estándares aplicables, y la acción que se toma cuando se detecta algo erróneo, y Software Testing, que es la evaluación de un sistema o de sus componentes, para verificar que satisface ciertos requerimientos específicos.

El mundo de QA es inmenso y carga con un gran nivel de responsabilidad. Su rol es tan importante como el de desarrollo y sus beneficios, innegables: impacta positivamente en el presupuesto del proyecto, los plazos y los recursos de la organización, la imagen corporativa y la experiencia de los usuarios. Aquellas personas que se sientan identificadas con la búsqueda de añadir valor al proceso, al producto y a las personas, sin dudas podrán hacer aquí una gran carrera.